El pensamiento divergente y la educación somática

profesor metodo feldenkrais ATM IF madrid clases
© International Feldenkrais® Federation Archive, Robert Golden

En el Método Feldenkrais siempre hablamos de los cuatro ingredientes de la acción: pensamiento, emoción, percepción y movimiento, tal y como describe el propio Moshe Feldenkrais en su libro “Autoconciencia por el Movimiento”, entre otras fuentes.

 

Pero la realidad es que el nivel relacionado con el pensamiento, sus formas y su importancia, muchas veces queda relegado a un segundo plano y, al menos hablaré por mi, ponemos un gran énfasis en las sensaciones más corporales, ensombreciendo los grandes beneficios que se puede obtener en las otras esferas.

 

"Encontré un cambio en la forma en la que procesaba mis pensamientos..."

 

Durante los dos primeros años de mi formación como profesor de Feldenkrais, me di cuenta de que hubo un enorme cambio en mi forma de pensar… yo lo describía tratando de explicar que sentía cómo había cambiado la linealidad de mi pensamiento. Aunque ya conocía de oídas algo sobre el pensamiento lateral y divergente, no me había puesto a leer nada sobre esto hasta entonces.

 

Quizá fue una experiencia un poco personal, que no tiene por qué ocurrirle a todas las personas que acuden a clases semanalmente, ni tampoco creo que sea una generalidad en todas las personas que han pasado por una formación… o al menos no tienen por qué ser conscientes de ello.

¿Cuál es la relación entre la práctica somática y el desarrollo de otras vías de pensamiento?

 

Y es que realmente, podemos reconocer que el sistema nervioso no actúa mediante compartimentos aislados, sino a través de complejas redes que conectan unos procesos y otros y crean imágenes, en las que estos cuatro ingredientes quedan mezclados y fusionados. Esta realidad es la que nos permite comprender cómo una herramienta como las ATM que se practican en el Método Feldenkrais, puede llegar a influir en nuestras formas de pensamiento, pasando a través del movimiento.

 

El pensamiento lateral y el pensamiento divergente son formas de procesar cognitivamente que muchas veces hemos utilizado, incluso como pasatiempo, que nos ayudan a descubrir que la resolución de problemas muchas veces pasa por hilar ideas desde lo absurdo, o que tratamos de dar soluciones encorsetadas a problemas que no caben en esos moldes. No nos damos cuenta de la cantidad de veces que damos cosas por hechas, que rellenamos huecos con enunciados que inventamos y que dificultan la resolución.

 

Las lecciones de ATM diseñadas por el Dr. Feldenkrais posibilitan esta misma lógica, desde un enfoque corporal. Sus secuencias de trabajo plantean movimientos y variaciones que no son habituales y que requieren, por parte del sistema nervioso, soluciones ingeniosas, que nos muestran cómo, también en el movimiento, no utilizamos al máximo nuestros recursos.

 

Estas soluciones “alternativas” aparecen una y otra vez a lo largo de los ciclos de trabajo y van quedando incluidas en nuevos patrones de acción, de manera que no tienen necesariamente que desplazar a nuestros viejos hábitos; más bien las vemos aparecer de forma espontánea, nos sorprendemos realizando, de forma fácil y ligera, acciones que no hace tanto podían parecer difíciles. Esta sensación de facilidad tiene una poderosa influencia sobre la propia estima y ayuda en la construcción de una autoimagen positiva.

metodo feldenkrais ATM dolor de espalda
© International Feldenkrais® Federation Archive, Robert Golden

Hoy en día, hay voces y corrientes que tratan de introducir procesos para desarrollar el pensamiento lateral y divergente en el ámbito de la escuela y la educación, como puedes ver en este vídeo (en inglés). En él se muestra cómo la educación formal que recibimos tiene un objetivo homogeneizador en la sociedad, camino que el autor cuestiona frente a la realidad palpable. SOMOS SERES HUMANOS ÚNICOS. No resulta creíble que todos tengamos las mismas formas de pensamiento, rindamos en las mismas horas del día, estemos interesados en las mismas realidades, etc.

Frente a ello, plantea el fomento del pensamiento divergente, forma que está íntimamente asociada con la manera de pensar de los niños y que se va deteriorando a medida que avanzamos en nuestra formación académica…

 

El Método Feldenkrais se alinea con nuevas corrientes educativas y formas de ocio alternativas que ayudan a desarrollar formas diferentes de razonar...

 

Junto con esta corriente en la enseñanza, podemos observar algún otro ejemplo que empieza a proliferar en la sociedad. En el ocio por ejemplo: en los últimos años han aparecido espacios de ocio como las “Scape Rooms” donde nos encontramos dentro de una habitación cerrada y nos lanzamos a la búsqueda de pistas que nos permitan hallar la forma de escapar. El pensamiento lateral, la capacidad de relacionar situaciones aparentemente inconexas y el trabajo en equipo (la capacidad de generar ideas más amplias juntando las ideas de muchas personas) son las claves del éxito en estos divertidos juegos.

 

Si estas formas de pensamiento están pugnando por entrar en las escuelas; si ya están llegando como una forma nueva de ocio, ¿por qué no comenzar también a explorarlas con nuestro cuerpo? Quizá al practicar regularmente clases de Feldenkrais, o al tener encuentros intensivos, como talleres y monográficos, veas aparecer en tu mente luces que llevaban tiempo apagadas, a la espera de un estímulo que se salga de lo habitual. Verás tu alegría, tu vitalidad y tu frescura renovarse…

0 comentarios

Metodo Feldenkrais®: aprende a promover tus estados de salud.

profesor feldenkrais madrid clases ATM

Método Feldenkrais®.

Lo que pasa en el trabajo se queda en el trabajo. Lo que pasa en casa se queda en casa. Lo que pasa entre dos amigos no tiene por qué afectar al grupo. Lo qua pasa en París se queda en París; y así, un sinfín de etcéteras…

Ahora bien, ¿qué nos dice la experiencia? Que poner límites -incluso en lo de París- es muy difícil porque al final, triste o felizmente, todo tiene que ver con todo y lo que pasa en un ámbito de nuestra vida, suele afectar al resto. Aunque claro, el problema es que según diversas investigaciones, los estímulos negativos producen más actividad neuronal que los estímulos positivos y prestamos más atención a los primeros que a los segundos. A propósito de ello, Rick Hanson, autor de libros como Cultiva la felicidad y El cerebro de Buda, afirmaba: “Nuestro cerebro es como el velcro para las experiencias negativas y como el teflón para las experiencias positivas” 

¿Una prueba de ello? Por ejemplo, hacemos una presentación de un proyecto frente todos los directivos de la empresa. Todos nos aplauden, reconocen nuestra idea y capacidad creativa; todos, salvo uno, que cree que la idea no es original y además estuvo mal presentada. ¿Crees que nos quedaremos con el aplauso de veinte o con la crítica negativa del único de la sala? Efectivamente, con lo segundo. Y me permito repetirme en eso de que todo tiene que ver con todo, pues al igual que quedarnos anclados en ese tipo de pensamientos puede acarrearnos tensiones físicas indeseadas y contracturas; también ocurre al revés.

Una contractura o una molestia física, cualquiera sea su origen, favorecen el mal humor y/o promueven pensamientos negativos.

Ahora bien, ¿por qué es tan importante tener este dato en consideración? Veamos. Con suerte, cada uno de nosotros pasa al menos ocho horas trabajando cada día. Si lo pasamos mal, por lo que sea, la angustia, los nervios y la predisposición negativa nos pasarán factura; primero en el cuerpo: dolores de cabeza, tensiones musculares, malestar general, dolor cervical, articular, etc., que no hacen más que intensificar la experiencia negativa y prolongarla en el tiempo y en los espacios, incluso hasta volverla crónica.

 

Al final, nos quedamos tan conectados física y mentalmente en esos episodios negativos que no podemos disfrutar de la conexión con la familia o de los momentos de desconexión que necesitamos para reponer energía y vitalidad. Lo cierto es que no podemos cambiar la realidad laboral inmediatamente; pero sí está en nuestras manos optimizar nuestro tiempo allí dentro, para optimizar también nuestro tiempo fuera de allí y para disfrutar al máximo de lo que nos hace bien.

Por ejemplo, podemos cambiar la manera de movernos, para cambiar la manera de pensar; así lo afirma Jaime Polanco, nuestro referente profesional en el Método Feldenkrais®. Y agrega“ todos podemos descubrirlo siendo observadores de nosotros mismos”.

Nuestro día a día tiende a automatizar nuestros movimientos y acciones, restando eficiencia y espontaneidad a lo que hacemos.

La repetición hace que determinada acción se convierta en un hábito y cuando esto ocurre, dejamos de prestarle atención -de ser conscientes- y ya no intentamos mejorarlo. Sin embargo, mucho más allá de la postura o los movimientos disfuncionales, consecuencia de la adaptación al espacio físico, existen posturas y movimientos que ejecutamos mientras hablamos con una u otra persona, mientras exponemos, mientras discutimos, etc.

Tomar conciencia de esos movimientos, implica observar las relaciones que se establecen entre las distintas partes del cuerpo y las sensaciones que experimentamos. ¿Alguna vez nos observamos cómo nos posicionamos en una discusión? ¿Qué sentimos, cómo respiramos, cómo ponemos el cuerpo y/o cómo gesticulamos? Muy probablemente, en lo único que nos centramos es en la sensación que nos queda; bronca, ira y agotamiento, que inmediatamente se traducen en tensión, contractura y/o o molestias diversas.

Ahora bien, ¿si pudiéramos estar un paso adelante? ¿Si supiéramos cómo aprovechar nuestros recursos para elegir la manera más adecuada para realizar esa (y cualquier) acción? ¿Si conociéramos cuáles son las posturas y movimientos que empoderan nuestro discurso?

El Método Feldenkrais® nos invita a dirigir la intención hacia lo que sucede mientras nos movemos. Sólo de esa auto-observación podemos aprender sobre nosotros mismos a través de la experiencia y desarrollar lo que este método llama Autoconciencia a Través del Movimiento (ATM).

Esta toma de conciencia, nos permite cambiar, renovar y optimizar nuestros movimientos. Nos ayuda a eliminar movimientos disfuncionales y, por ende, también pensamientos recurrentes negativos e indeseados.

En cierta forma, considera al cuerpo como vehículo para liberarnos de los “ruidos mentales” y permitirnos estar presentes y disfrutar del momento que transcurre.

El creador de este método, Moshe Feldenkrais, decía respecto a lo que hemos venido abordando:“Nosotros mismos hemos elegido nuestros hábitos en el pasado así que somos capaces de seleccionar nuestros hábitos de nuevo”.

 

Imagen frontal: ©International Feldenkrais® Federation Archive, Robert Golden.

0 comentarios

Sobre la postura y las formas de autoconocimiento

feldenkrais bebes if atm

En el método Feldenkrais nos concentramos en la idea:

 

Cambiar la forma en la que las personas actúan”

 

Esto, que puede resultar confuso o novedoso, es un concepto que trata de ir más allá del simple movimiento.

 

El acto humano (como puede ser caminar, o teclear en el ordenador ahora mismo para mi) tiene varias componentes, entre ellas PENSAMIENTO, EMOCIÓN, PERCEPCIÓN Y, claro, MOVIMIENTO.

 

"El movimiento es una herramienta que se convierte en un fin"

 

Clásicamente, la psicoterapia se ha encargado de trabajar sobre las dos primeras y las terapias físicas sobre las otras dos, percepción y movimiento. De forma clara, el método Feldenkrais utiliza como herramienta el movimiento y la forma en que nos percibimos mientras nos movemos; pero es importante destacar justamente esa palabra: “HERRAMIENTA” El movimiento y su cada vez mejor organización es un medio en el método Feldenkrais, aunque en el camino se suele acabar convirtiendo en un fin, no carente de importancia . A veces me da la impresión de que hemos llegado a despreciar el uso de los procesos mentales y del pensamiento en nuestra práctica, quizá queriendo escapar de un exceso de racionalidad, imperante en nuestra cultura occidental.

 

Tenemos fama de que no nos gustan las preguntas y que muchas veces las dejamos sin responder, o damos respuestas vagas. Es verdad que, en ocasiones, las charlas sobre el movimiento o la postura se podrían volver casi infinitas, puesto que hay, en los diferentes métodos, pero también en el imaginario colectivo, una cantidad de mitos, ideas preconcebidas, “falsas verdades” (bonito oxímoron) que hacen que todo sea discutible… discusión que como profesor del método Feldenkrais suelo tratar de zanjar con un “túmbate ahí y prueba este movimiento”, lo que suele acallar la mente, traer al la persona al mundo de sus sensaciones físicas y abrir un espacio para la experimentación.

feldenkrais taller ATM madrid españa
© International Feldenkrais® Federation Archive, Robert Golden

Con la idea de dar espacio a otros procesos de la acción, sobre todo a la cognición, me planteé empezar el año trabajando con el libro de Moshe Feldenkrais “Autoconciencia por el Movimiento” Es probablemente el libro más básico y leído acerca de nuestro trabajo. Contiene mucha información acerca de las ideas que están detrás del método, algunos de los razonamientos que como profesores nos hacemos mientras trabajamos y, en la parte final, 12 lecciones para probar, acompañadas de algunas reflexiones.

 

Así que esta es la iniciativa que desde enero me ocupa y que tiene una duración indeterminada, puesto que con cada lectura me surgen más y más matices.

 

"Me he propuesto realizar las lecciones, una a una, mientras leo y reflexiono junto con mis estudiantes el contenido del libro"

 

Además, enriquecer cada tema con otras lecciones que trabajan en la misma dirección.

 

De esta manera, hemos dedicado un tiempo a la primera cuestión:

“¿Qué es una postura correcta?”

Ahí, el Dr. Feldenkrais explora la relación entre postura y dinámica mientras desgrana algunas de sus sorprendentes ideas, intercalando algunos movimientos que aclaran lo que comenta a la vez que abren nuevas preguntas.

 

Para finalizar la serie mi colega Rosa, instructora de Pilates, me ha propuesto un taller intensivo de 4 horas el próximo sábado. Llevamos haciendo talleres unos cuantos años, con mucha alegría y satisfacción por nuestra parte (y parece que también por parte de los asistentes, que vuelven y vuelven) Hemos decidido que el taller aborde el mismo tema. Promete ser una mañana apasionante.

feldenkrais ATM IF clases talleres madrid
© International Feldenkrais® Federation Archive, Robert Golden

Quizá no puedas acudir, o leer esto te haya despertado las ganas de probar algo… deja que te haga una propuesta

(tendrás que ir leyendo a medida que realizas los movimientos)

 

1. Permanece un momento en pie y observa: ¿cómo te soportan tus pies? En qué parte te apoyas en cada pie. La sensación de esfuerzo en tus piernas y en la parte baja de tu columna. La forma que tiene tu espalda y la posición de tu cabeza, respecto de tus hombros y de tu pelvis (es posible que la sientas adelantada)

 

2. Túmbate en el suelo, en una superficie cómoda que no sea la cama. Una alfombra o esterilla es suficiente.

Con tus rodillas dobladas, muy suavemente empuja con tus pies, de manera que puedas levantar tu sacro, tu pelvis 1 o 2 cm del suelo. Nada más, con eso basta. Empuja y deja el empuje para que tu pelvis, suavemente vuelva al suelo.

Repite este movimiento varias veces. Si hace falta, reacomoda tus pies para que empujar sea cada vez más fácil, menos esforzado.

 

3. Cuando te hayas familiarizado con el movimiento, comienza a sentir:

- ¿Qué parte de tu espalda es apoya más firmemente en el suelo en el momento en que tu pelvis se levanta?

- ¿Estás empujando con los dos pies a la vez o hay uno más activo que el otro?

- ¿En qué momento sientes que tu cabeza empieza a recibir un eco del movimiento? Notarás que, tras algunos empujes, tu cabeza se empieza a mover ligeramente…

- ¿Puedes encontrar un ritmo que te permita seguir haciendo esto sin cortar o interferir en la respiración?

 

4. Tómate un descanso.

 

5. Con la misma actitud de búsqueda, retoma el mismo movimiento. Con cada empuje, levanta tu pelvis un poco más, sólo un poco y vuelve cada vez al suelo, despacio, sin dejar caer tu pelvis de golpe. Encuentra cada vez un área nueva en tu espalda que te sostenga, hasta que puedas sentir que te apoyas en la parte de tu columna que está a la altura de tus hombros, donde el cuello comienza.

Al llegar ahí, date cuenta cómo tu cuello cambia su configuración y se alarga un poco, acercándose al suelo.

Repite el movimiento algunas veces y después, déjalo.

 

5. Tras un breve descanso, ven a ponerte en pie y compara tus sensaciones con las que tenías al inicio.

 

Esto no quiere ser una receta de nada, ni puede resultar algo definitivo, pero sí pretende que sientas lo fácil que puede ser introducir algo nuevo en tu forma de organizar el movimiento y la postura.

 

"Con unas cuantas experiencias más podrás empezar a sentir el cambio"

 

¿Te apuntas?

0 comentarios

Al finalizar 2016

integracion funcional IF feldenkrais madrid

Os presento la sala donde desarrollo, a día de hoy, mi labor como profesor del Método Feldenkrais, en Madrid.

 

Es un pequeño espacio que se ha ido configurando con el tiempo, con mucha dedicación y sensibilidad pero sobre todo, con el paso de muchas personas que habéis venido con la intención de mejorar vuestra organización, para sentiros más libres, espontáneas, sanas o equilibradas.

 

Al terminar mi labor por este año, antes de unos días de descanso, quise dejar todo en orden, listo para trabajar el día de mi vuelta. Y en ese rato, no pude evitar mirar con cariño la mesita que se adivina al fondo.

 

Yo lo llamo "mi altarcito" Está cubierto de regalos y detalles que me habéis ido trayendo o que yo mismo he ido adquiriendo. Objetos pequeños y sencillos, pero cargados de imaginación, experiencias y movimiento. Y es que, realmente, este proceso lo construimos a medias...

 

Quiero hoy dar las gracias a todas las personas que habéis pasado por aquí, para recibir sesiones de Integración Funcional (IF) y a las que, de forma constante o esporádica, acudís a las clases de Autoconciencia a Través del Movimiento (ATM)

 

- Gracias por sostener este trabajo tan maravilloso.

- Gracias por obligarme a pensar y a cuestionarme todo lo que creo que sé.

- Gracias por dejaros tocar.

- Gracias por permanecer en la búsqueda de la excelencia.

- Gracias por la apertura con la que recibís las propuestas, de las que yo soy un transmisor.

- Gracias por buscar la forma de llevaros a la vida lo que experimentáis en el suelo.

- Gracias por preguntar.

 

Espero seguir encontrándoos pronto...

 

Permanezco en mi compromiso de estudiar y profundizar, seguir mejorándome a mi mismo como único camino para seguir acompañándoos...

 

Vuelvo hoy a hacer mías las palabras que ya escribí de este genio de la magia:

 

"Lo mejor de mi técnica en mis juegos,

lo mejor de mi corazón para ustedes"

René Lavand 

 

 

4 comentarios

Conecta pensamiento, emoción, sensación y movimiento.

© International Feldenkrais® Federation Archive, Robert Golden    

© International Feldenkrais® Federation Archive, Robert Golden    


Observa las dos imágenes de arriba.

Método Feldenkrais®

Una de las definiciones del creador del método que lleva su nombre, Moshé Feldenkrais, dice: “Mi método busca tener un cuerpo organizado que permita moverse con el mínimo esfuerzo y la máxima eficacia; no a través de la fuerza muscular, sino mejorando la conciencia de cómo funciona”.

¿Qué significa tener un cuerpo organizado?

Veamos una simple analogía para entender un poco más. Si mantenemos la puerta abierta de la nevera durante días mientras la misma está conectada a la corriente, su funcionamiento, su rendimiento y su eficacia serán, cuanto menos, deficientes. Lo mismo ocurre con nosotros. Si mantenemos en el tiempo determinadas formas de movernos, de pensar y de vivir disfuncionales, nuestra energía, rendimiento y eficacia irán decreciendo y entorpeciéndose poco a poco.

Mantener el cuerpo organizado es optimizar, aprovechar y desarrollar nuestra forma de movernos, para ahorrar esfuerzo y liberar energía que nos permitirá vivir de forma más ligera, más libre, más creativa y más eficiente. Sin embargo, para ello, será necesario conocernos, aprender y tomar conciencia. No podemos cambiar nada de lo que no conocemos.

Y me animo a agregar, tampoco podemos cambiar nada, sin intención dirigida, aunque lo conozcamos.

De hecho, en el contexto de esa falta de conocimiento, es habitual que cuando nos referimos al cuerpo, pensemos en nuestra forma física y/o estética y no reparemos en la importancia que tienen nuestros movimientos o posturas corporales para influir en nuestras sensaciones, acciones o emociones.Pero en nuestro día a día tenemos cientos de ejemplos en los que podríamos reparar; pensemos en un par: ¿andamos igual cuando vamos que cuando volvemos del trabajo? ¿Tenemos la misma postura cuando trabajamos que cuando estamos en una reunión con amigos?

En cierto modo, los interrogantes nos permiten tomar conciencia del “peso” del cuerpo, del esfuerzo corporal que debemos hacer cuando algo no nos motiva o nos resulta tedioso y de la ligereza que experimentamos mientras desarrollamos una actividad placentera, un alivio y/o una desconexión. Es que, ciertamente, el cuerpo es la base sobre la cual se fundamentan los pensamientos, sentimientos, emociones y acciones.

Esto significa que si cambiamos nuestra manera de hacer las cosas, si renovamos y optimizamos nuestros movimientos y posturas, no sólo estaremos trabajando sobre la rigidez corporal, sino también sobre la rigidez mental. Y no sólo eso. El Método Feldenkrais, a través del lenguaje de los movimientos, nos enseña a darle más fuerza a muchas de nuestras acciones que se verán reflejadas en una mayor seguridad, autoconfianza y poder personal.

¿Acaso hay alguien seguro de sí mismo que lleve una postura encorvada y movimientos letárgicos? Hay algo que sería casi ilógico someter a debate: una postura expansiva expresará seguridad y una postura inestable y/o perezosa transmitirá inseguridad.

 
metodo feldenkrais postura
© International Feldenkrais® Federation Archive, Robert Golden
Todo podemos descubrirlo siendo observadores de nosotros mismos.

Y eso es, en parte, lo que propone este método de trabajo. Movernos con el menor esfuerzo, observando las relaciones que se establecen entre las distintas partes del cuerpo y las sensaciones que experimentamos. Al dirigir la intención hacia lo que sucede mientras nos movemos, podemos aprender sobre nosotros mismos a través de la experiencia y desarrollamos lo que este método llama autoconciencia a través del movimiento.

Así, a medida que somos capaces de ir eliminando movimientos disfuncionales, también iremos eliminando pensamientos recurrentes e indeseados, pues como afirma el creador del método:

 

“Si cambiamos la manera de movernos,
cambiamos la manera de pensar”.

Practicar este método, como decíamos al comienzo cuando citábamos las palabras de Feldenkrais, nos permite tomar conciencia de cómo nos movemos; nos facilita detectar dónde hay tensiones, resistencias y a explorar nuevas opciones para elegir la manera más adecuada de realizar una acción. Aprender cómo cambiar, renovar u optimizar nuestros movimientos nos ayuda a crear nuevas conexiones neuronales en el cerebro que aumentan nuestra percepción, creatividad, espontaneidad e intuición.

En tal sentido, Jaime Polanco, como fisioterapeuta y profesor del Método Feldenkrais, nos señala que los movimientos diseñados por su creador apuntan a que cualquier persona sea capaz de restaurar efectivamente la salud de su sistema nervioso y mantener su cerebro lúcido, claro, atento y vital.

De alguna manera, todo lo que hemos venido contando nos separa un poco de la creencia popular que asocia este método con lo estrictamente físico y postural. Por el contrario, nos acerca a entender que la idea no es mostrar cuál es la forma correcta de mantenerse o caminar, sino de tomar conciencia sobre cómo nos movemos para ser capaces de descubrir por nuestros propios medios la mejor manera de actuar, teniendo como referencia nuestras propias sensaciones.

 

 

Movimiento es vida. La vida es un proceso. Mejora la calidad del proceso y mejorarás la calidad de vida. Moshé Feldenkrais.

0 comentarios

El regalo que cambió nuestras vidas (por Rocío Martín Díez)

metodo feldenkrais bebes y niños

Bajo este título, detrás de 268 páginas, se esconde la historia de varias vidas, incluida la mía y de cómo trabajé utilizando el Método Feldenkrais con Felipón, un niño con una lesión cerebral.

 

Tengo que admitir que huyo de los libros testimoniales donde alguien cuenta, a veces con poco estilo, la historia de como... se curó de una enfermedad, se hizo rico, levantó una empresa que hoy le ha hecho millonario. Suelen dejarme frío y hasta me producen una cierta sospecha acerca de la verosimilitud de lo que cuentan.

 

Pero, sinceramente, aquí estamos delante de una historia diferente. Quizá porque conozco a Felipón y a Rocío, porque los nombres de Candela, Rocío (otra Rocío), Felipe-padre y otros tantos me resultan familiares... o quizá porque he visto y tocado a estas personas y me he dejado tocar... pero sí, creo que este libro va de otra cosa.

 

No quiero comentar mucho sobre lo que puedes encontrar en sus páginas. Te dejo que lo descubras por ti misma. En parte vas a encontrar, sí, el relato de un niño de esos que parece que vienen con problemas, como si estuvieran dispuestos a destruirnos la vida y ponerla patas arriba... como escribe Rocío, un niño que hace que le miremos a él y a su entorno con cara de pena y que sólo sacan de nosotros palabras del tipo "pobrecito" o "mucho ánimo" . Pero también vas a encontrar el relato de una mujer que decidió fiarse de su intuición, de sus sentimientos, de su ser madre y de la experiencia que, por ser mujer, ha heredado de miles de generaciones anteriores.

 

Si vences la pereza de leer un relato que aparenta ser eso, vas a encontrar una verdad mucho más profunda. La historia de un niño que transforma todo lo que toca con sus retorcidos y rechupeteados dedos. Un niño al que yo pensé que iba a echar una mano en su aprendizaje para la vida, que aparentemente iba a aprender a caminar conmigo, pero que también me puso a caminar a mi. Con su alegría, su inteligencia, su forma de comunicarse (sin palabras por aquel entonces), su forma de retar los conocimientos que como profesional creía que tenía. Su capacidad de tirarse una sesión entera gritando como un loco para luego tirarme un beso y una sonrisa al salir por la puerta.

 

Toda una enseñanza acerca de la paciencia, el respeto por los procesos de la Vida, la espera y la observación, las relaciones humanas y la capacidad de ponernos en relación, desde la vulnerabilidad.

 

Sólo leer la introducción, merece todo el resto del libro. Después te vas a encontrar con una busqueda, muy personal, que ha dado maravillosos frutos, pero que no deja de ser muy personal. Puede que ante una situación parecida hagas lo mismo, o lo contrario, que hizo Rocío y puede que tengas el mismo resultado, o completamente el contrario. Creo que lo importante no es si vas con los Doman o a Feldenkrais, conmigo o con cualquier otro... Vacunas, nutrición, osteopatía, antibióticos... No es lo esencial, créeme. Lo esencial es que encontrarás a personas que se miraron a sí mismas, se miraron entre ellas y decidieron caminar juntas, para crecer juntas y que también saben decirse "adiós", "hasta luego", "gracias por lo vivido"

 

Felipón es hoy su mejor terapeuta...

 

Hoy Felipón, a muchos kilómetros de distancia, continúa dando pasos (literal y metafóricamente), viviendo y transformando. Nuevos retos y nuevas oportunidades.

 

Yo tan sólo siento agradecimiento por haber visto y tocado y ahora poder leer este libro que seguramente no habría leído en otras circunstancias.

 

Una sola frase te dejo de este libro, dicha por una abuela que, en lo poco que la conozco, me parece la serenidad puesta en marcha: "Este niño viene sumando y no restando"

 

 

Gracias por este regalo.

3 comentarios

La última lección de un Maestro

Uno de esos, con mayúscula. Aunque nunca le conocí en persona, pero fue un referente de mi infancia, cuando soñaba con ser mago y no había oído hablar de Feldenkrais. En el vídeo que hay más abajo, habla de Mae West como una maestra, a la que nunca conoció. Así, con humildad, siento que puedo hablar yo de este grande.

Hace pocas semanas murió en argentina, ya mayor, René Lavand, maestro de magos de fama internacional.

Tenía toda mi admiración, por sus legendarias técnicas con una sola mano y por su capacidad de evocar la belleza en cada una de sus obras de arte (no pueden llamarse trucos, ni juegos, ni ilusiones... arte en estado puro) 

 

Parece que la magia y el método Feldenkrais se entrecruzan en mi vida, de vez en cuando. Con una sonrisa descubrí durante mi formación que uno de mis entrenadores, Larry Goldfarb, se había dedicado durante un tiempo a la magia. Fue interesante escuchar cómo algunos de sus conceptos como formador se mezclaban con diferentes aspectos de la magia... y yo me sonreía mientras le escuchaba. Tanto en la magia como en el método Feldenkrais hay un trabajo sobre la atención, un profundo conocimiento de la mente humana, un reto para el cerebro y, finalmente, si todo ha ido bien, una misma sonrisa y optimismo que, en la magia, se transforma en aplauso y en Feldenkrais, en una maravillosa sensación de vitalidad.

 

Quiero compartir hoy este vídeo de René Lavand, que me ha evocado tantas cosas:

 

 

Déjame que te cuente algo de lo que me ha tocado por dentro al verlo:

 

- Habla René de la perfección, inalcanzable por inexistente. Es algo de lo que también nos habla Feldenkrais, quien sólo busca que cada vez haya algo mejor, sin orientar a la persona hacia un objetivo o una perfección, que lo único que conseguiría es meter a los alumnos en un círculo de esfuerzo y les sacaría de una mirada neutra sobre su proceso.

 

- Más adelante se nos descubre a un hombre que se ha hecho a sí mismo, autodidacta, buscador, que vive lo que para otros sería un definitivo impedimento como una oportunidad de aprender. Este es el tipo de retos que se plantean en cada sesión de IF o ATM... la posibilidad de crecer ante los retos, la puerta abierta a descubrir un potencial escondido. Así, en cada descubrimiento estará "LA BELLEZA DEL ASOMBRO".

 

- Un hombre que se preparaba, investigaba... y este era su gran trabajo. Ser mejor para ilusionar más. Y quizá también el mío, investigar, profundizar, preguntarme para preguntar, para encontrar juntos lo mejor de cada alumn@

 

- Y un gran secreto que nos revela... el secreto no está en el tacto, en una IF, en las simples palabras, en una ATM... está en cómo sois tocad@s, cómo sois hablad@s, cómo sois mirad@s... Es una alegría coincidir con el maestro Lavand en que no hay tanto secreto en el propio método Feldenkrais, sino en cada profesor que encuentra su "cómo" para su práctica, que le vuelve único e inimitable.

 

- Aprender a aprender... esta es quizá una de las sentencias más utilizadas, de todas las que dijo Moshe Feldenkrais y a veces sospecho que una de las menos entendidas (por mi el primero) Y ahí está René Lavand afirmando que sus pupilos tienen que aprender a aprender, porque esta es su filosofía para la magia. Ir despacio, conocer cada detalle, jugar con las propias posibilidades, permitir los errores, pero no repetirlos compulsivamente, nunca exceder los propios límites, ni acercarse siquiera la lo máximo que puedes hacer, hacerse preguntas, evitar los objetivos, olvidar los modelos, encontrar el propio estilo, ampliar la mirada, dejarse sorprender.

 

- Movimiento, pausa, movimiento, pausa... hacer y escuchar, ejecutar y sentir, permitir el ritmo de la respiración, como un hilo que te ayuda a no perderte, que te recuerda que todo va bien... Este es el ritmo vital que puedes recuperar en cada lección y que estaba dentro de ti, aunque a veces se te haya olvidado.

 

- Y por último... la ternura con la que habla de su baraja, cómo la doma y la toca suavemente. Me recuerda a la calidad del tacto que hay... que querría que hubiese en cada IF, el cuidado al que invito a cada persona que viene a una ATM: "trátate con cariño, que estás trabajando contigo..."

 

Espero que podáis disfrutar de esta pequeña entrevista tanto como he disfrutado yo, y que te hable tan directamente como me ha hablado a mí. Termino dejándote una frase con la que empezaba a veces René Lavand sus número y que es un deseo para también para mi en mi trabajo:

"Lo mejor de mi técnica en mis juegos

y lo mejor de mi corazón para ustedes"

René Lavand

 

Mil gracias, maestro.

1 comentarios

El mágico momento...

Hace poco... hace nada, llegó el día en que cerraba cuatro años de formación en el Método Feldenkrais.

 

Por arte de magia, de una forma casi pentecostal, ayer me consideraba un estudiante, hoy me siento un profesor. Así, sin más... casi resulta sospechosa tanta transformación de un día para otro; y he de decir que también sin menos, después de apostar por algo que a parte intenso y transformador, resulta costoso en muchos sentidos.

 

La verdad, no parecía que muchas cosas hubieran cambiado. Tengo que confesar que ya venía trabajando, aplicando, proponiendo algo que, más que un método, me parece una forma de mirar, de tocar, de comunicar, de relacionarme...

 

Total, que allá iba yo, quizá con un cierto toque de arrogancia, con mi papelito firmado por el Instituto Feldenkrais que acredita que he cumplido todos los requisitos necesarios para hacerme llamar profesor de Feldenkrais; también con una mochila cientos de ATM, varias IF en mi cabeza, ideas, pensamientos y libros... LIBROS!!!! Ese fue el momento en que recordé que hacía más o menos un año que presté mi libro de Autoconciencia por el Movimiento. Me entraron enormes ganas de volver a leerlo, a la luz de mi supuesta inmensa nueva sabiduría.

 

El libro se lo había prestado a un amigo, Pablo García Horcajo, por aquel entonces estudiante de fisioterapia, creo que en su segundo año y que hoy debe de estar a punto de terminar. Un día vino a probar una ATM y parece que le gustó, así que decidí prestarle esta joya para que pudiera ver algo más. Realmente estaba dispuesto a regalárselo, a condición de que realmente lo quisiera. En un alarde de honestidad y generosidad, me dijo que me lo devolvía y así fue que quedamos para dármelo.

 

Si vas a la parte de la introducción, podrás ver que tengo el libro anotado, subrayado, corregido, lleno de preguntas y exclamaciones. Pero la sorpresa que no me esperaba es que Pablo, sin preguntarme, había hecho sus propios subrayados y anotaciones, sus propias preguntas y correcciones. Y lo mejor, me di cuenta de que había caído en detalles en los que yo no había reparado, a pesar de las muchas vueltas que he dado a ese libro.

Y aquí viene el porqué del título de este comentario:

Hace un par de días me llegó a través de Linkedin un foro en el que alguien preguntaba por "el mágico momento en el que sabes que eres profesor de Feldenkrais" ("that magic moment: you know you are a practitioner when...")

Para mi, el primero ha sido este: el momento en el que descubro, gracias a Pablo...

 

"Soy un estudiante que tan solo lleva un tiempo más que otros y que continúa aprendiendo y descubriendo, sorprendiéndome con las enseñanzas que la Vida pone en mi camino..."

 

 

 

De verdad, muchas gracias por esta lección, amigo.

feldenkrais libro
Mi libro, anotado por mi y por Pablo... ¿te lo presto y añades de tu cosecha?

4 comentarios

Cuando aprendimos juntos

Como queremos hacer todos habitualmente, pero yo hoy de forma consciente y explícita, trataré de sacar algo del corazón intentando no caer en lo de siempre.

Echando la mirada hacia atrás, en la frontera de concluir mi formación como profesor de Feldenkrais, podría decir que este método me cambió la vida... pero, sinceramente, no es así. La vida me cambió mucho antes, por otras circunstancias; continuó cambiando en estos últimos cuatro años, por muchos motivos que no sólo fueron recibir un curso, y espero que me siga cambiando en adelante (no se si me arriesgo a decir “siempre”, no vaya a ser que cambie en mi necesidad de cambiar, jejeje)
Lo que sí puedo afirmar es que muchos aspectos y visiones que se me propusieron como propios de Feldenkrais, han encajado de tal manera en mi que parece que siempre estuvieron allí, esperando a ser descubiertos; y quizá, realmente, sea así.

Tampoco quiero ponerme a recordar a todas las personas, con nombres y apellidos, que han sido importantes en este tiempo. Es seguro que me olvidaría de alguien, así que no quiero caer en esa pequeña injusticia. Tú que estás leyendo, toma para ti una parte de esa importancia, porque seguro que la has tenido.

Pero sí que querría, sincera y humildemente, agradecer y recordar a mucha gente, anónima, que erróneamente suele asumir un papel pasivo y supuestamente secundario.


Quiero traer a todas las personas que han venido en estos años a tumbarse en el suelo o en la camilla.

- A quien ya me conocía y, ante el cambio en mi forma de trabajar, decidió quedarse a experimentar por qué las sesiones se llenaban de movimientos pequeños, suaves y respetuosos.

- A quien sintió que esa nueva forma de trabajar no le encajaba y decidió irse. Es probable que al principio me doliese, pero hoy reflexiono y comprendo que para cada persona hay diferentes caminos y es más sabio despedirse con un afectuoso “ojalá te vaya bien”

- A quien se sintió mejor y mejor, una clase detrás de otra y me animó a seguir en esto, que parecía funcionar.

- A quien no encontró nada nuevo, ni la más mínima mejoría. Esto no es magia y tuve que profundizar más y más ante cada reto y aparente fracaso.

- Y de antemano, a quien vendrá y recogerá el fruto de tantas vivencias, resumidas de la mejor forma que se pueda...

Por muchos motivos, este proceso no habría sido posible sin ti.

Mi más sincero agradecimiento y reconocimiento.

2 comentarios

Canciones...

Estoy seguro de no ser la persona más musical de mundo. No estoy a la última... ni a la penúltima, la verdad.

 

Pero como a todos, de vez en cuando las estrofas me saltan... me asaltan más bien, y me hablan de una forma más personal. Tengo algunas que me dan vueltas últimamente y que me impulsan en mi práctica como profesor del Método Feldenkrais.

Escuchaba el último disco de Xoel López y ese tema que se titula "Tierra" cuando escucho una voz que me canta...

 

"Y lo intento cada día, ser todo lo que había imaginado

y me encuentro que la vida siempre tiene algo preparado

que supera cualquiera de mis fantasías

nada comparado con lo que realmente sucedía"

 

Vaya... cuántas de mis impresiones, intuiciones y dudas contenidas en unas pocas frases, unidas cómo por el azar, aunque yo prefiero pensar que es por el talento.

 

Quizá, y recuperando algunos de los pilares de Feldenkrais, nos pasamos el tiempo intentando, con demasiadas fuerzas. Intentado, esforzándonos por trabajar más, mejor, ser los perfectos seres humanos que nos prometieron, caminar por la engañosa senda de aparentar y de dar rienda suelta a muchas de las fantasías que a nuestro Ego le encantan (sigo recordando el vídeo que nos puso Marilupe Campero en el que Moshé Feldenkrais diserta sobre el sentimiento de inferioridad... toda una declaración de principios)

Y todo este esfuerzo, físicamente, lleva al agotamiento, tensión, dolor, lesiones... por no hablar de la sensación de impotencia, desmotivación o frustración.

 

Y algo que no me esperaba pero que la formación como profesor del Método Feldenkrais me trajo, fue que la herramienta de exploración y autoconocimiento que suponen el movimiento y las sensaciones corporales, nos ayuda a situarnos aquí y ahora, en el milagro del presente. Cómo dice, o insinúa, Xoel: lo que realmente es y sucede, por difícil que sea de descubrir y de entender, supera cualquier expectativa preconcebida. Así que... moveos en libertad y disfrutad del ahora.

 

(como siempre, no sé si me explico... disfrutad de vuestra propia interpretación)

Por si habéis quedado pensando, aquí va el vídeo de la canción

2 comentarios

Moverte como vuelan los pájaros

Mira este vídeo. Lo que ves es una bandada de pájaros, formada probablemente por cientos de miles de ellos. Fíjate cómo vuelan ordenadamente, suben, bajan, cambian de dirección, de manera aparentemente aleatoria, pero de algún modo ordenada. No ves que se molesten o choquen entre sí. Hay en sus movimientos una belleza, una fluidez, en medio de un caos aparente. En parte, parece que este movimiento conjunto, tan sumamente organizado, se establece por algún tipo de comunicación entre los individuos. Cada pájaro está pendiente de algunos de los que tiene alrededor (por ahí dicen que de los siete que tiene cerca) y se comunican por algún tipo de señales, visuales, acústicas o de otro tipo, que les permite reaccionar rápida y ordenadamente, creando la belleza hipnótica del movimiento que acabas de ver.

 

Aunque parezca difícil, el diseño del ser humano es bastante similar. Cuando todo está en orden, cada parte se comunica de forma fluida con el resto del sistema; el cerebro, el sistema endocrino, inmunitario, vísceras, músculos, esqueleto... todo establece una sutil red de comunicación y a la vez, este conjunto interactúa con el medio ambiente, de manera que ninguna parte de este sistema dinámico agrede a otra parte:

 

"El ser en comunicación constructiva consigo mismo, con otros seres y con el entorno. Todas las acciones son en ese momento fluidas, todo ocurre de manera organizada... puedes llegar a sentir la elegancia de tus movimientos."

 

En parte, es la pérdida de estas sutiles comunicaciones lo que hace que se produzcan fricciones, interacciones que a la larga se convierten en tensión muscular, dolor, lesiones de todo tipo, incluso pérdida de vitalidad y situaciones que llegan a afectar emocionalmente, como tener una imagen de que todo te hace daño, que la vida requiere más esfuerzo del que puedes realizar.

 

El trabajo de un profesor de Feldenkrais consiste en ayudarte a recuperar esa fluidez enseñándote y recordándote, a través del movimiento, que existe una orientación natural al movimiento orgánico, organizado, que produce una enorme sensación de placer, que te acerca a un pleno potencial en tu funcionamiento y que te devuelve una autoimagen de dignidad y elegancia.

 

Las lecciones de Autoconciencia a Través del Movimiento (ATM) y las sesiones personalizadas de Integración Funcional (IF) diseñadas por Feldenkrais te pueden mostrar un funcionamiento más óptimo y ayudarte a sentir que "vuelas", como estos pájaros.

6 comentarios

SAL A LA CALLE A CAMINAR CON EL METODO FELDENKRAIS

Sí, esta tarde, de 16:00 a 18:00, frente a La Casa Encendida, en Madrid, Ronda de Valencia 2.

 

Con motivo de la Semana de la Movilidad europea y con el objetivo de recuperar la calle para los peatones, estaré impartiendo un taller de Autoconciencia a Través del Movimiento (ATM)

 

En dos hermosas lecciones podrás reencontrar el placer y la ligereza de caminar, como era al principio, cuando tu cuerpo era algo que te producía placer y diversión.

 

Porque... qué actividad más cotidiana debería haber en la calle, sino caminar. Por tanto...

"disfrutemos otra vez de esa compleja actividad que es andar sobre dos pies, libres de tensiones y dolor, con la elegancia y la ligereza propias de una persona que organiza sus actos de forma eficiente."

 

[EDITADO]

Para las personas que acudieron, pero también para quien no pudo venir...

 

Os dejo un par de imágenes de esta pequeña experiencia. Creo que fue bonito, por un par de horas, sacar mi trabajo de la sala y llevarlo al espacio que nos es común, la calle. Un reto también para mi, encontrar lecciones que se puedan hacer en pie, o que se puedan modificar para hacerlas sin la necesidad de que la gente se tumbe en el suelo.

 

Desde aquí agradezco a la Asociación "A pie" por su atrevimiento al invitarme, y a los participantes del taller, que siempre me animan a continuar caminando: Gonzalo, Ana, Marta, Alina, Juanjo y Laura.

 

Si tienes interés en saber qué es esto del Método Feldenkrais y cómo te puedes beneficiar de su práctica, puedes contactar conmigo aquí

grupos ATM metodo feldenkrais
Durante la realización de la clase
clase de ATM metodo feldenkrais
¿Qué mejor forma de descansar que... caminando?
0 comentarios

La Feria del Mercado Social de Madrid

Quizá soñaste algún día con algo así, pero llegaste a pensar que nunca lo verías...

 

Uno de los hábitos más arraigados en nuestra cultura es el intercambio de bienes y servicios por una moneda común y de curso legal, exclusivamente. Hablando más claramente, no llegamos a concebir otra cosa que no sea pagar en Euros por lo que consumimos.

 

Con el sueño de cambiar, o al menos suavizar, esta realidad, están surgiendo múltiples iniciativas en todo el planeta.

 

Es por eso que he decidido incorporarme al Mercado Social de Madrid como socio proveedor.

Si quieres saber de qué va esto, cómo apoyar una iniciativa de cambio social modificando algunos hábitos de consumo; si quieres nuevamente explorar lo desconocido y acabar sonriendo ante esta nueva posibilidad, no te pierdas la Feria del Mercado Social de Madrid:

En la feria te informarán de cómo incorporarte, como proveedor o consumidor, qué es el Boniato (moneda alternativa que se maneja en el MES de Madrid)

Conocerás como modificar tu consumo para apoyar a los proveedores del Mercado Social de Madrid... en definitiva, te asomarás a una ventana que mira hacia otro mundo TAMBIÉN posible.

 

Puedes seguir las novedades en:

http://laferiamadrid.mercadosocial.net

 

O en Twitter, a través del hashtag #laferia o siguiendo a @MMercadosocial

 

Mira si quieres este vídeo:

 

 

¿Nos vemos en la Feria?

 

ESTE 1 Y 2 DE JUNIO EN MADRID, EN EL MATADERO

 

ENTRADA LIBRE.

0 comentarios

SEMINARIO FOTOGRÁFICO DE FELDENKRAIS

El próximo sábado día 6 de abril realizaré un seminario fotográfico de Feldenkrais.

Durante el seminario, exploraremos lecciones de ATM que ayudarán al alumno a:

- Organizar el pecho y la caja torácica, un proceso fundamental para liberar el potencial de la columna.

- Encontrar mecanismos respiratorios más eficaces.

- Explorar la conexión entre los brazos y las costillas y la relación interdependiente entre las funciones de ambas estructuras.

- Sentir el sostén que proporciona a la cabeza una caja torácica dinámica.

- Experimentar los movimientos tridimensionales del torax.

- Descubrir la sorprendente flexibilidad de la unión entre el esternón, las costillas y la columna dorsal.

 

Durante la sesión, contaremos con la presencia de Jota Llorente que realizará una serie de fotos que más adelante podréis encontrar en la web.

 

Gracias de antemano a Martín, director de la escuela de artes marciales "Escuela del Cambio" por su disponibilidad y por abrir su centro a esta iniciativa.

 

Y por supuesto, GRACIAS a quienes os habéis prestado a venir para explorar a través del movmiento y dejaros explorar a través de la lente.Luis, Isa, Cristina, Martín, Raquel, Lucía, Maricarmen, Xisco y Bárbara.

0 comentarios

UNA IMAGEN DE MI TRABAJO

Movimiento, crecimiento, desarrollo, cambio en la auto-imagen.

 

Esta es la imagen que aparece en mi tarjeta. La diseñé junto con Marina Guilarte porque pienso que resume algunas de las líneas fundamentales que quiero desarrollar en mis clases de Feldenkrais en Madrid.

 

Partir lo indiferenciado, para llegar a una vivencia del ser más plena y definida.

 

De la rigidez e inexpresión de la línea recta poco a poco vamos pasando al descubrimiento de nuestro pleno potencial de movimiento, el desarrollo y mejora en nuestros procesos de aprendizaje, a encontrar nuevas estrategias de pensamiento y a una vivencia más consciente de nuestras emociones. Resumiendo, con algo de trabajo y reflexión, estaremos más cerca de auto-realizarnos.

2 comentarios

Horarios

CLASES ATM

 

Martes ·      10:00 a 11:00

Martes ·      19:15 a 20:15

Miércoles · 10:30 a 11:30

Miércoles · 17:30 a 18:30

Jueves .     17:30 a 19:00

 

Otros horarios posibles en función de las necesidades de los alumnos.


SESIONES PRIVADAS DE INTEGRACIÓN FUNCIONAL  (Cita Previa)

 

T · 676 380 472

info@vivirenmovimiento.com

 


Para cualquier servicio personalizado o para tu empresa, no dudes en contactar conmigo. 


Imágenes cortesía de: © International Feldenkrais® Federation Archive.

© International Feldenkrais® Federation Archive, Jerry Karzen.

© International Feldenkrais® Federation Archive, Bob Knighton.

© International Feldenkrais® Federation Archive, Robert Golden.

Jota Llorente.

Raúl Bartolomé.